La tinta de los tatuajes afecta al sistema inmune

Algunos de los colorantes empleados contienen conservantes y contaminantes que se acumulan en los ganglios linfáticos. Níquel, cromo o cobalto son algunos de los posibles tóxicos inyectados.

Alerta por las tintas de los tatuajes

Elegir un buen diseño o un estudio en el que las condiciones de salud sean adecuadas no son ya las únicas preocupaciones a la hora de optar por un tatuaje. Que el tipo de tinta no contenga componentes tóxicos es uno de los puntos que se tienen en cuenta desde que la Comisión Europea publicara un informe sobre el peligro que suponen algunos de los colorantes empleados en esta práctica.

La falta de estudios clínicos sobre esta materia, sin embargo, ha mantenido hasta la fecha la incógnita sobre los efectos concretos que provocan en la salud ciertos conservantes y contaminantes asociados a los pigmentos que decoran la piel. Ahora, un grupo de científicos alemanes y franceses han desvelado por primera vez, en la revista Scientific Reports, que estas sustancias viajan por el cuerpo hasta los ganglios linfáticos.

La creciente aplicación de los tatuajes provocó preocupaciones con respecto a la seguridad y distribución de las partículas y los efectos en el ser humano. Se utilizaron tejidos linfáticos y de piel procedente de cadáveres humanos para abordar la bioquímica mediante técnicas de fluorescencia de rayos X de sincrotrón (XRF) a escala micro (μ) y nano (ν). La metodología de espectrometría de masas avanzada permitió demostrar el transporte simultáneo de pigmentos orgánicos, metales pesados y dióxido de titanio de la piel a los ganglios linfáticos regionales. Entre estos compuestos, los pigmentos orgánicos mostraron un rango de tamaño más amplio con especies más pequeñas que preferentemente alcanzan los ganglios linfáticos. Utilizando el análisis de sincrotrón μ-FTIR también fue posible detectar cambios ultraestructurales de los tejidos adyacentes al tatuaje. Se halló una fuerte evidencia tanto en la migración como de la deposición a largo plazo de elementos tóxicos y pigmentos del tatuaje, así como de alteraciones conformacionales de biomoléculas que probablemente contribuyen a la inflamación cutánea y a otras alteraciones consecuencia del tatuaje.

Sean auténticas obras de arte o dibujos minimalistas, a la hora de hacerse un tatuaje siempre se advierte: “Piénselo bien que es para toda la vida”. Ahora, a esta advertencia y al cuidado que siempre hay que tener por las medidas higiénicas del lugar en el que se haga el tatuaje, se suma la alerta por la calidad de los materiales que se van a inyectar en el organismo. La Comisión Europea acaba de publicar un informe en el que advierte de que algunos componentes de la tinta para tatuar no están elaborados para este fin y suponen, por tanto, un riesgo para la salud.

Uno de cada 10 europeos tiene algún tatuaje; el 20% de ellos son jóvenes y la práctica es más popular entre las mujeres. Según denuncia ahora la Comisión, tan sólo el 30% de los colorantes que se emplean en las tintas están autorizados para ser utilizados en productos cosméticos sin ningún tipo de restricción. Asimismo, las tintas tienen más de 100 colorantes y aditivos y muchos expertos afirman que algunos se fabrican con otras finalidades que no son las de ser introducidas en nuestro cuerpo. La Comisión llega a señalar que determinados productos que se utilizan en los tatuajes se emplean también para productos como ropa, coches o plásticos, porque dan más brillo al dibujo. También añade el documento que la mayoría de los tintes del mercado de la Unión Europea se importan de EEUU.

Jorge Soto, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, asegura que “no existen estudios exhaustivos acerca de los efectos de la tinta en nuestro organismo tanto a corto como a largo plazo, así como sí los hay para el control de calidad de los alimentos”. Esto puede comprometer la salud. Por ello, este dermatólogo aconseja que, “antes de hacerse un tatuaje, se debería hacer un examen sobre las naturaleza de los tintes y siempre escoger un estudio profesional”. Soto añade que “es cuestión de tiempo descubrir los problemas para la salud que pueden producir los tatuajes por la naturaleza tan heterogénea de los materiales empleados y la realidad es que de éstos, el 30% los absorbe el sistema inmunitario en cuanto penetran bajo la piel”.

A pesar del peligro que suponen algunos de los elementos que componen las tintas, el informe de la Comisión Europea señala a España como uno de los países de la Unión con mayor control de calidad de estos materiales. Es más, apunta a España como el único de los Estados Miembro que ha establecido una lista de tintas positivas para la práctica del tatuaje.

Daniel Casas, tatuador de Mao and Cathy, asegura que todo el instrumental y las tintas que compran y utilizan “están homologadas por el Ministerio de Sanidad”, una práctica ordinaria entre los estudios profesionales. Casas añade que “todas las herramientas están esterilizadas, son de un sólo uso y siempre se abren y se desechan delante del cliente”. Dice, además, que “existen inspecciones sanitarias y, por lo general, el usuario firma un consentimiento previo” en el que, en teoría, debe aparecer qué tintas se van a emplear.

Otra de las realidades en torno al mundo del tatuaje y sus tintas son los colores. ¿Blanco y negro o que sea más vistoso? Pues en el caso de querer eliminarlo, este factor es determinante. La Academia Española de Dermatología explica que “los tonos más fáciles de suprimir son los azules, grises y negros. Los más difíciles, en cambio, son los amarillos y verdes. Pigmentos como el rojo o naranja suelen provocar reacciones de rechazo y siempre es aconsejable evitar tatuar sobre lunares, ya que si resulta ser un tumor, es difícil su diagnóstico posterior”.

Por su parte, una tinta no homologada puede ser tóxica e incluso puede estar contaminada y provocar infecciones. Como consecuencia, algunos países prohíben donar sangre a personas con tatuajes por el riesgo de haberse contagiado de alguna enfermedad.

El estudio sobre la seguridad de los tatuajes de la Comisión Europea asegura que entre los problemas adversos que pueden provocar los tatuajes están desde inflamaciones cutáneas o reacciones alérgicas hasta infecciones bacterianas o apariciones de tumores. Aunque estos últimos casos son muy poco frecuentes, Europa no los excluye ya que, a su juicio, las tintas empleadas en los tatuajes contienen una cantidad razonable de impurezas cuyas consecuencias para la salud aún no están probadas.

Informe científico para consulta (pdf)

El Laboratorio Güemes realiza todo tipo de exámenes toxicológicos en sangre y orina para detectar la presencia de estas sustancias en el cuerpo.

Fuente: www.infobioquimica.com