OBESIDAD Y EJERCICIO. Prescripción de ejercicio para ayudar a los pacientes a adelgazar

El ejercicio, junto con la dieta, es esencial para adelgazar y mantener la salud en los pacientes obesos.

1. El ejercicio no sólo ayuda al descenso de peso y a mantener éste, sino que disminuye la presión arterial y los lípidos, mejora la sensibilidad a la insulina y disminuye la glucemia.

2. El ejercicio aeróbico es el más beneficioso, pero los ejercicios de resistencia, flexibilidad y equilibrio tienen valor agregado. El entrenamiento aeróbico continuo, de intensidad moderada o el entrenamiento intermitente de alta intensidad asociados con algunos ejercicios de resistencia parecen ser los más eficaces para el descenso de peso.

3. Para los pacientes extremadamente obesos, los ejercicios de bajo impacto efectuados durante más tiempo pueden ser más fáciles, pero igualmente eficaces.

4. El médico debe controlar el cumplimiento y el progreso del paciente, y estimularlo para que sostenga el programa en el tiempo.

Aunque el ejercicio probablemente sea menos eficaz para bajar de peso que la dieta, la mayoría de los estudios muestran que agregado a la dieta aumentará el descenso de peso. Las recomendaciones de la American Heart Association, el American College of Cardiology, y la Obesity Society aconsejan un programa integral de hábitos de vida que incluye una dieta hipocalórica así como el aumento de la actividad física.