El PSA es una mólecula conocida por ser un marcador del cáncer de próstata. Sin embargo, esta prueba se cree que no es útil ni necesaria en pacientes sin síntomas que hagan sospechar una patología prostática.

Resultado de imagen para psa

El PSA son las siglas por las que se conoce al Antígeno Específico de la Próstata (Prostate-Specific Antigen). La próstata es una glándula que sólo existe en el varón y que abraza a la uretra por debajo de la vejiga. Se encarga de producir muchas sustancias, muchas de ellas necesarias para la producción del semen. Entre esas sustancias se encuentra el PSA, que es una molécula que se puede medir en la sangre determinando así su concentración.

La producción del PSA depende principalmente de la cantidad de hormonas sexuales masculinas y del tamaño de la glándula. Normalmente los niveles de PSA en sangre son muy bajos, se consideran normales niveles de 4 ng/mL. Hay situaciones en las que el PSA puede aumentar en sangre, como el ejercicio físico o la eyaculación. También someterse a un tacto rectal, a una biopsia de próstata o el hecho de haber llevado una sonda urinaria.

Para qué se hace un análisis de PSA

El motivo por el que es más conocido el PSA es por ser un buen marcador para el cáncer de próstata. Cuando aparece una tumoración en la próstata la producción de PSA se descontrola y aumenta su concentración en sangre. Se considera un PSA sospechoso si es mayor de 10 ng/mL. Cuando el PSA se encuentra entre 4 y 10 ng/mL se recomienda estudiar el motivo por el que está elevado, sin que la sospecha de cáncer de próstata sea tan firme. El test del PSA también sirve para detectar otras enfermedades de la próstata como la hiperplasia benigna de próstata o la infección de la próstata (la prostatitis).

Durante los últimos años se ha pensado que el PSA podía ser un buen método de detección precoz de cáncer de próstata en la población general. Después de muchos estudios y tras la experiencia acumulada, se puede concluir que el PSA no es útil para detectar el cáncer de próstata en pacientes que no tienen ningún síntoma que haga sospechar patología prostática. A fin de cuentas se dan casos de cáncer de próstata sin elevación del PSA y, sobre todo, muchos de los casos que tienen el PSA elevado lo tienen así por otros motivos y se someten a una biopsia de próstata de forma innecesaria. Además, el cáncer de próstata es una enfermedad que en fases precoces no necesita tratamiento, y su diagnóstico sólo aumenta la ansiedad en la persona que la sufre.

Por todo eso, el análisis de próstata debe realizarse solo cuando el médico lo vea oportuno, que será cuando sus resultados determinen un diagnóstico y un tratamiento concreto.

El análisis del PSA es una prueba de fácil realización y poco agresiva, se trata de una analítica de sangre sencilla. Sus resultados deben ser interpretados con cautela. La prueba que sigue siendo hoy la más útil para detectar el cáncer de próstata precozmente es realizarse un tacto rectal anualmente a partir de los 50 años de edad.

Cuándo se hace un análisis de PSA

Se recomienda realizar un análisis de PSA (antígeno específico de la próstata) solo a las siguientes personas y en las siguientes circunstancias:

  • Tacto rectal sospechoso: con el tacto rectal se puede palpar la próstata, ver su volumen y consistencia. Cuando la próstata está demasiado dura se puede realizar un test del PSA pasado un tiempo para ver sus niveles en sangre.
  • Síntomas miccionales: las personas que padecen de la próstata pueden presentar síntomas cuando orinan. Normalmente les cuesta más tiempo comenzar la micción, suele ser entrecortada y al terminar puede haber goteo de orina durante un rato.
  • Cribado de cáncer de próstata en mayores de 50 años: a día de hoy realizar un PSA para el diagnóstico del cáncer de próstata es una recomendación que se ha demostrado inútil. Además, es normal que con la edad los niveles de PSA aumenten, ya que la próstata crece de tamaño.
  • Estadiaje de cáncer de próstata: una vez que ya se conoce por la biopsia que existe un tumor de próstata, el PSA puede ayudar a determinar en qué grado está. Mayores niveles de PSA se han relacionado con tumores más agresivos y más extendidos por el cuerpo.
  • Control de recidivas: los pacientes a los que se les ha quitado la próstata por un tumor deben tener un seguimiento cada cierto tiempo en el que se le realice una determinación de PSA. Lo normal es que tenga niveles muy bajos en sangre, pero si aparece una recidiva del tumor puede aparecer en sangre de forma clara.
  • Personas con antecedentes familiares de cáncer de próstata: el papel del PSA como método de detección precoz del cáncer está en discusión en estos casos. Por un lado se trata de personas con más riesgo de lo normal de tener cáncer de próstata y la prueba será más útil, por otro lado el cáncer de próstata es muy frecuente en cualquier varón mayor de 60 años, por lo que no hay mucha diferencia con el resto de personas sin familiares que hayan tenido cáncer.

El laboratorio Güemes realiza análisis de:

  • PSA
  • PSA Libre

Fuente: www.webconsultas.com