En general los coronavirus causan infecciones respiratorias, el virus SARS-Cov-2 (COVID-19) produce síntomas similares a los de la gripe: fiebre, tos seca, dificultad respiratoria, mialgias y fatiga. En casos graves produce un síndrome de dificultad respiratoria aguda y sepsis, que causan alrededor del 3 % de las muertes de los infectados.

La transmisión humana del coronavirus se produce principalmente entre contactos cercanos mediante pequeñas gotas que se emiten al hablar, estornudar, o toser, que al ser despedidas por un portador pasan directamente a otra persona mediante la inhalación, o quedan sobre los objetos y superficies, que luego, a través de las manos al tocarse la boca la nariz o los ojos penetran en las mucosas orales, nasales y oculares.

Los síntomas aparecen entre dos y catorce días, con un promedio de cinco días, después de la exposición al virus.

La utilidad de dosar estos anticuerpos son:

  • Identificación de individuos que han desarrollado anticuerpos anti CoV2 por contacto previo con el mismo.
  • Seguimiento de pacientes post infección.
  • Estudio serológico epidemiológico para determinar tasa precisa de infección.
  • Identificación de individuos que podrían servir como donantes de plasma para estrategias de tratamiento por inmunoterapia.

Para poner en evidencia la aparición de anticuerpos de tipo IgG e IgM-IgA relacionados con SARS-Cov-2 (COVID-19), se dispone de inmunoensayos realizado por método Elisa y Quimioluminiscencia.

El testeo de los anticuerpos tiene utilidad en estudios epidemiológicos para evaluar la propagación de la enfermedad.

Su uso combinado con pruebas moleculares permite una mejor compresión del estado de pacientes con COVID-19.

La detección de anticuerpos no es recomendada como método diagnóstico ya que la técnica de biología molecular RT-PCR para SARS-CoV-2 (Covid-19) – también realizada en el Laboratorio Güemes – es el método de elección para diagnosticar infección por SARS-CoV-2 porque detecta al virus de forma directa.

El Laboratorio Güemes realiza la determinación para la detección de estos anticuerpos.

Se utiliza suero o plasma con heparina o EDTA y los resultados están disponibles dentro de las 24 h.