¿Por qué hacer el análisis?

Para descartar episodios trombóticos (formación de coágulos) y para ayudar en el diagnóstico de enfermedades o situaciones relacionadas con trombosis.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se presentan signos o síntomas sugerentes de un episodio trombótico o de alguna enfermedad que origina la formación inapropiada de coágulos sanguíneos ya sea de manera aguda o crónica como: trombosis venosa profunda (TVP), tromboembolismo pulmonar (TEP) o coagulación intravascular diseminada (CID); también para monitorizar la evolución y el tratamiento de la CID y de otras situaciones trombóticas.

¿Qué es lo que se analiza?

El dímero-D es uno de los compuestos proteicos que se produce en el momento en que un coágulo de sangre se disuelve en el organismo. Suele ser indetectable a menos que el organismo esté pasando por un proceso de formación y disolución de coágulos. En tal caso, los niveles de dímero-D en sangre pueden aumentar. Esta prueba detecta dímero-D en sangre.

Cuando se produce una lesión en una arteria o en una vena y se pierde sangre, se activa un proceso conocido como hemostasia para formar un coágulo que tape el orificio y limitar el sangrado. Durante este proceso, se producen unas hebras de una proteína conocida como fibrina. Estas hebras se entrecruzan para formar una red de fibrina que, junto a las plaquetas, ayuda a mantener el coágulo que se forma en el lugar de la lesión hasta que ésta se resuelve.

Una vez el área ha cicatrizado, el organismo dispone de una proteína, llamada plasmina, para romper el coágulo (trombo) en trozos más pequeños con la finalidad de irlos eliminando. Los fragmentos de fibrina que se desintegran en el coágulo se conocen como productos de degradación de la fibrina (PDF). Uno de los PDF producidos es el dímero-D. Cuando existe una formación y desintegración significativas de coágulos sanguíneos en el organismo, los niveles de dímero-D en sangre pueden aumentar. La medida del dímero-D se realiza en sangre.

En personas con un riesgo bajo o intermedio de desarrollar una trombosis o un embolismo trombótico, la importancia de medir el dímero-D en una situación de urgencias radica en su capacidad para predecir la probabilidad de que exista un coágulo de sangre. Esto significa que un resultado de dímero-D negativo indica que es muy improbable que se esté ante una trombosis. Sin embargo, un resultado positivo a la prueba del dímero-D no puede predecir si existe o no un coágulo, y por ello son necesarias otras evaluaciones.

Existen diversas situaciones y factores que se asocian a una formación inadecuada de coágulos sanguíneos. Una de las más frecuentes de estas situaciones es la trombosis venosa profunda (TVP) que supone la formación de coágulos en las venas profundas, más frecuentemente en las piernas. Estos coágulos pueden ir aumentando mucho de tamaño y bloquear el flujo sanguíneo de las extremidades, originando hinchazón, dolor y lesión tisular. Además, es posible que se desprenda un trozo del coágulo (conocido como émbolo) y éste circule hacia otras partes del organismo (como el pulmón) donde el coágulo puede causar un tromboembolismo pulmonar (TEP).

Los coágulos suelen formarse en las venas de las extremidades inferiores, aunque también pueden formarse en otras áreas. Por ejemplo, cuando los coágulos se forman en las arterias coronarias, pueden desencadenar infartos de miocardio (ataques al corazón). Los coágulos también pueden formarse en la pared interna del corazón o en las válvulas cardíacas, especialmente si el corazón late de manera irregular (fibrilación auricular) o si existen lesiones valvulares. Cuando existe aterosclerosis (endurecimiento y estrechamiento de las arterias) los coágulos pueden formarse en arterias de mayor calibre. Es posible que estos coágulos se fragmenten originando émbolos capaces de bloquear arterias de otros órganos, como por ejemplo del cerebro (causando un accidente vascular cerebral) o de los riñones.

La determinación de dímero-D puede también solicitarse, con otras pruebas, para ayudar a diagnosticar una coagulación intravascular diseminada (CID). En la CID se produce una activación y un consumo marcado de los factores de la coagulación en todo el organismo. Esto crea múltiples coágulos sanguíneos diminutos y al mismo tiempo deja al individuo vulnerable a sangrados excesivos. La CID es una situación aguda compleja que puede acontecer a raíz de múltiples circunstancias entre las cuales se incluyen algunas intervenciones quirúrgicas, sepsis, mordeduras de serpientes venenosas, enfermedad hepática y el postparto (después del alumbramiento de un hijo). En una CID se toman medidas para dar soporte al individuo, a la vez que se aborda el problema de base y la enfermedad subyacente se resuelve. En una CID los niveles de dímero-D están típicamente aumentados.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se utiliza?

El dímero-D se solicita para descartar la presencia de un trombo (coágulo). Algunas de las situaciones en las que se emplea el dímero-D para descartar algún trastorno son::

  • Trombosis venosa profunda (TVP)
  • Tromboembolismo pulmonar (TEP)
  • Accidente vascular cerebral

Esta prueba puede emplearse para determinar si es necesario realizar pruebas adicionales para el diagnóstico de enfermedades y otras situaciones que causen hipercoagulabilidad, es decir una tendencia a coagular de manera inapropiada.

Las concentraciones de dímero-D pueden usarse para diagnosticar una coagulación intravascular diseminada (CID) y para controlar si el tratamiento aplicado está siendo eficaz.

¿Cuándo se solicita?

El dímero-D puede solicitarse cuando una persona presenta síntomas y signos sugerentes de una trombosis venosa profunda (TVP), como:

  • Dolor o hipersensibilidad a la presión en una pierna
  • Hinchazón, edema en una pierna
  • Despigmentación en una pierna

También puede solicitarse cuando una persona presenta síntomas de un tromboembolismo venoso (TEP), como:

  • Dificultad para respirar
  • Tos, hemoptisis (presencia de sangre en el esputo)
  • Dolor torácico
  • Aumento de la frecuencia respiratoria

El análisis de dímero-D es especialmente útil cuando el médico piensa que existe otra causa diferente del TEP o de la TVP que explique los signos y síntomas que refiere el individuo. Es una manera rápida y no invasiva de descartar un estado de coagulación anormal o excesiva.

Cuando un individuo presenta signos y síntomas de una coagulación intravascular diseminada (CID), como encías sangrantes, náuseas, vómitos, dolores musculares y abdominales severos, convulsiones y disminución de la excreción de orina, puede solicitarse un análisis del dímero-D, junto a tiempo de protrombina (TP), tiempo de tromboplastina parcial (TTP), fibrinógeno y recuento de plaquetas para así intentar diagnosticar la situación. El dímero-D puede también solicitarse cuando una persona con CID está recibiendo tratamiento, para monitorizar su evolución.

¿Qué significa el resultado?

Una concentración normal de dímero-D indica que con mucha probabilidad no se padece  ninguna situación o enfermedad aguda que esté originando una formación y destrucción anormal de coágulos. El criterio más aceptado es que un resultado de dímero-D negativo reviste su máxima utilidad y validez cuando el análisis se realiza en personas con bajo riesgo de desarrollar trombosis. La prueba se utiliza para ayudar a descartar la formación de coágulos como causa de los síntomas.

Un resultado de dímero-D positivo indica la presencia de una concentración anormalmente elevada de productos de degradación de la fibrina (PDF) en el organismo. Está indicando al médico que existe un estado de formación y destrucción significativa de trombos (coágulos) en el organismo, aunque no informa acerca del lugar donde está aconteciendo ni su posible causa. Una concentración elevada de dímero-D puede deberse a un tromboembolismo venoso o a una CID. Los niveles de dímero-D están característicamente elevados en la CID.

Sin embargo, un aumento de los niveles de dímero-D no siempre indica la presencia de un coágulo ya que existen otras situaciones que pueden hacer aumentar su concentración en sangre. Pueden observarse niveles aumentados de dímero-D en intervenciones quirúrgicas recientes, traumatismos, infecciones, infarto agudo de miocardio y algunos cánceres o trastornos en los que no se elimina correctamente la fibrina de la sangre, como en la enfermedad hepática. Por este motivo, no suele utilizarse el dímero-D para descartar trombombolismos venosos en individuos hospitalizados.

Durante el embarazo también se forma y se degrada fibrina, por lo que los niveles de dímero-D pueden estar elevados. No obstante, si durante el embarazo o poco después del parto se sospecha una CID, puede solicitarse el dímero-D junto con otras pruebas como el tiempo de protrombina, el tiempo de tromboplastina parcial, fibrinógeno y plaquetas. En caso de que la mujer presente una CID, los niveles de dímero-D estarán muy aumentados.

El análisis de dímero-D se recomienda como una prueba complementaria. Debido a que se trata de una prueba sensible pero con baja especificidad, no debería ser la única prueba empleada para descartar una TVP ni para confirmar el diagnóstico. No debería emplearse en TEP cuando la probabilidad clínica de que exista dicho tromboembolismo es elevada. Es posible que se deba realizar un seguimiento de los resultados obtenidos de la determinación de dímero-D, tanto si están elevados como si son normales; es posible que se soliciten pruebas adicionales.

Cuando se utiliza el dímero-D con finalidades de monitorización de una CID, la disminución de las concentraciones indica que el tratamiento es efectivo, mientras que un aumento indica un fracaso terapéutico.

¿Hay algo más que debería saber?

Las concentraciones de dímero-D pueden elevarse en ancianos y pueden hallarse resultados falsamente positivos en personas con concentraciones elevadas de factor reumatoide -una proteína que circula en sangre en individuos con artritis reumatoide-. No se ha evaluado con profundidad la utilidad del dímero-D en la infancia.

Existen varios métodos de análisis diferentes para el dímero-D, por lo que no deberían compararse distintos resultados obtenidos en distintos laboratorios. La mayoría de los análisis que proporcionan resultados cuantitativos se realiza en laboratorios hospitalarios.

¿Cuáles son los factores de riesgo más comunes relacionados con una formación inadecuada de coágulos?

Algunos factores de riesgo son:

  • Cirugía mayor o traumatismos
  • Hospitalización
  • Inmovilidad prolongada, incluyendo desplazamientos de larga duración (avión, coche, etc.) o necesidad de hacer un reposo largo en cama
  • Toma de anticonceptivos orales
  • Fracturas óseas
  • Embarazo o parto reciente
  • Síndrome antifosfolípido
  • Algunos cánceres
  • Trastornos hereditarios de la coagulación, como por ejemplo, la mutación Factor V Leiden
  • Historia previa de tromboembolismo venoso
  • Obesidad
  • Consumo de tabaco

En el Laboratorio Güemes realizamos análisis de Dimero D en sangre.

Fuente: www.labtestsonline.es