Las infecciones respiratorias agudas constituyen la primera causa de consultas médicas y de morbilidad, tanto en los países desarrollados como en los países en vías de desarrollo.

Los niños menores de 5 años tienen algunas características fisiológicas e inmunológicas que los hacen más susceptibles para presentar estos procesos respiratorios. A pesar que las infecciones respiratorias agudas bajas concentran habitualmente la atención por su mayor complejidad, costo del tratamiento y complicaciones, son las altas las que se presentan en mayor número en la consulta ambulatoria.

Las manifestaciones de las infecciones víricas son muy variables, con un espectro clínico que incluye desde infecciones leves, que pueden ser atendidas de forma ambulatoria, a formas graves que precisan hospitalización de duración variable. Además, un único agente puede dar lugar a cuadros clínicos muy distintos, mientras que varios agentes infecciosos pueden dar lugar a varios síndromes semejantes, no diferenciables clínicamente.

Las infecciones respiratorias de etiología viral afectan a niños de todas las edades, si bien predominan por debajo de los cinco años y son especialmente prevalentes en menores de dos años. Los cuadros clínicos a los que se asocian son bronquiolitis y episodios de sibilancias recurrentes como causas más frecuentes de hospitalización, seguidos por neumonías, laringitis, síndromes febriles o gripales y cuadros catarrales en los lactantes pequeños.

A los 2 Años, la mayoría de los niños han experimentado la infección por el Virus Respiratorio Sincicial (VRS), lo que significa que representa la etiología vírica más frecuente en la niñez. La infección por VRS suele dar lugar a resfriados con rinorrea profusa, pero en las primoinfecciones de los lactantes de 6 semanas a 6 meses, el 25-40% desarrollaran una enfermedad del aparato respiratorio inferior. En la mayoría de las áreas investigadas, el VRS era responsable de más neumonías y bronquiolitis de la niñez, causadas por este puede dar lugar a alteraciones respiratorias a largo plazo, tales como función pulmonar anormal, asma y tos y bronquitis recurrentes. El VRS pertenece a la familia Paramyxoviridae, género Pneumovirus, es un virus pleomórfico encapsulado, con un genoma de ARN monocatenario. El VRS se puede detectar mediante inmunofluorescencia, EIA, neutralización, o aislamiento en cultivo.

Los virus de la Influenza causan una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que da lugar, típicamente, a epidemias. Pertenecen a la familia Orthomyxoviridae. Son pleomórficos, encapsulados y contienen un genoma de ARN monocatenario segmentado.

Hay tres tipos, A, B y C, en los cuales la especificidad es conferida por los antígenos de la nucleoproteína interna y de la proteína de la matriz. La infección del adulto por el virus de la influenza característicamente da lugar a traqueobronquitis y afectación de las vías aéreas de pequeño tamaño con desarrollo posible de rinitis y/o faringitis. Sin embargo, la infección puede presentarse con manifestaciones clínicas que varían entre la ausencia de síntomas y la neumonía fatal. En los niños se puede dar el mismo espectro de respuesta clínica con algunas diferencias concretas. La fiebre puede ser más alta en los niños y acompañarse de convulsiones febriles.

Los virus de la influenza son responsables del 14% de las fiebres de la niñez con síntomas respiratorios lo bastante graves como para justificar la atención del médico. La infección neonatal puede dar lugar a fiebre inexplicable y es potencialmente fatal.

Los virus de la Influenza tipos A y B causan, esencialmente, el mismo espectro de enfermedades. No obstante, la infección por el virus A requiere hospitalización con una frecuencia aproximadamente cuatro veces mayor que la del tipo B, y este produce más frecuentemente miositis y afectación digestiva.

Los virus de la Parainfluenza, combinados con el VRS, representan los patógenos respiratorios más significativos de las vías respiratorias altas en los lactantes y niños pequeños. Pertenecen al género Paramyxovirus de la familia Paramyxoviridae. Son virus encapsulados con un genoma de ARN monocatenario. Se han detectado 3 tipos de virus de la Parainfluenza en niños y adultos. Los tipos 1 y 2 son causas importantes de laringotraqueobronquitis (crup).

La infección por el virus de la Parainflueza del tipo 3 puede dar lugar a crup y ocupa el segundo lugar, tras el VRS, como causa de bronquiolitis y neumonía del lactante. La enfermedad debida a la infección por el tipo 3 es más grave en los niños de menos de 1 año de edad. En los niños de más edad y en adultos, la enfermedad puede ser asintomática o similar a un resfriado.

Los Adenovirus son responsables de un número significativo de enfermedades respiratorias clínicas. Pertenecen a la familia Adenoviridae, género Mastadenovirus. No poseen cápsula y tienen un genoma de ADN bicatenario.

Las enfermedades de las vías respiratorias superiores causadas por los adenovirus comprenden refriados, faringitis y tonsilitis, y ocurren sobre todo en los lactantes y niños pequeños. Probablemente alrededor del 10% de las neumonías de la infancia están causadas por adenovirus. Otras enfermedades de las vías respiratorias inferiores relacionadas con el Adenovirus son la bronquitis y la bronquiolitis.

En los niños de menos de 5 años de edad, el adenovirus es responsable de aproximadamente el 5% de los casos de enfermedades respiratorias agudas (ERA). Las ERA se pueden manifestar por congestión nasal, rinitis, tos y, ocasionalmente, amigdalitis, fiebre y mialgias.

Fuente: www.cibic.com.ar

Prestaciones disponibles en Laboratorio Güemes:

☑️ Influenza A – Inmunocromatografía
☑️ Influenza A – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Influenza A – PCR
☑️ Influenza A H1N1 – PCR
☑️ Influenza B – Inmunocromatografía
☑️ Influenza B – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Influenza B – PCR
☑️ Adenovirus – Inmunocromatografia
☑️ Adenovirus – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Adenovirus – PCR
☑️ Respiratorio Sincicial – Inmunocromatografia
☑️ Respiratorio Sincicial – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Virus Respiratorio Sincicial – PCR
☑️ Para-Influenza I – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Para-Influenza II – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Para-Influenza III – Inmunofluorescencia Directa
☑️ Para-Influenza 1-4 – PCR
 
☑️ Antígeno Mycoplasma Pneumoniae – PCR
☑️ Antígeno Chlamydia Pneumoniae – PCR
☑️ Rinovirus – PCR
☑️ Enterovirus – PCR
☑️ Bocavirus – PCR
☑️ Coronavirus – PCR
☑️ Metapneumovirus – PCR
 
Solicite a su médico la prescripción de los análisis para su diagnóstico indicando el método en cada uno de ellos.