¿Qué es el test de glucemia y por qué es importante?

Durante el embarazo tendrás que realizar el test de glucemia en varias oportunidades y el objetivo de estos controles estrictos es el diagnóstico de una de las enfermedades más comunes de esta etapa: la Diabetes Gestacional.

Es necesario acudir al laboratorio al menos una vez cada tres meses y, en todas las oportunidades, mediremos tu concentración de glucosa en sangre después de un ayuno de 8 horas. Para eso, una simple extracción de sangre es suficiente.

Además, entre las semanas 24 y 28 de gestación, deberás realizarte una Prueba de Tolerancia Oral a la Glucosa (PTOG). Este estudio comienza con una extracción de sangre tras 8 horas de ayuno y la medición de tu glucemia basal. Si hasta acá todo va bien y tu concentración de glucosa en sangre es normal, tendrás que tomar una preparación que contiene 75 gramos de glucosa en 375 mL de agua y aguardar durante 2 horas en reposo, sin fumar ni ingerir alimentos o bebidas (a excepción de agua). Superados los (eternos) 120 minutos de espera se te realizará otra extracción de sangre, dando por finalizado el estudio.

 

¿Qué es la diabetes gestacional y cuáles son sus riesgos?

La diabetes gestacional se define como una alteración en la tolerancia a los hidratos de carbono de severidad variable, que comienza o es diagnosticada por primera vez en el embarazo en curso. Es una afección transitoria y fácil de controlar causada por la placenta. Esta, además de suministrar nutrientes y agua al feto en crecimiento, produce varias hormonas que pueden tener efectos sobre la regulación de tu glucemia. Este fenómeno comienza habitualmente entre la semana 20 y 24 del embarazo.

A medida que la placenta crece, aumenta la producción de estas hormonas y, en consecuencia, la resistencia a la insulina. Normalmente, el páncreas es capaz de producir la insulina adicional necesaria para superar esa resistencia, pero cuando la cantidad de insulina no es suficiente para contrarrestar el efecto de las hormonas placentarias, el resultado es la diabetes gestacional.

 

¿Cuáles son las consecuencias de la diabetes gestacional?

Esta patología aumenta el riesgo de diversas complicaciones obstétricas tanto en la madre como en el feto. Suele estar relacionada con el sufrimiento fetal, la macrosomía (bebés con más de 4 kg al nacer), el incremento de las cesáreas, distintos problemas neonatales y mayor probabilidad de padecer obesidad en el niño y diabetes tipo II en el futuro.

 

La importancia del test de glucemia

La diabetes gestacional, que afecta aproximadamente al 10% de las embarazadas, se detecta a través del test de glucemia y se resuelve en la mayoría de los casos mediante un programa de dieta y actividad física, y en algunas ocasiones, recurriendo al uso de insulina.